• Luana Fara

Una situación muy recurrente en Paschimottanāsana

La postura de Paschimottanāsana es una flexión profunda de caderas y de columna en la cual entran en juego muchos factores. Uno de los factores más importantes, es la flexión de cadera y los muchos factores que la limitan.


Paschimottanasana, requiere una flexión de cadera muy profunda, y uno de los problemas más graves en su práctica es enfocarse en la flexión de columna en lugar de la flexión de cadera.



Gran parte de los practicantes provienen de un estilo de vida masomenos sedentario o de prácticas o disciplinas físicas que generan reducción en las fibras de ciertos grupos musculares, entre ellos, el acortamiento de los isquiotibiales.


Esta situación conlleva a un patrón postural muy recurrente: una retroversión de la pelvis mientras se está sentado. Lo anterior significa que cuando la persona está sentada (trabajando, manejando, etc.) en lugar de tener su eje craneo-caudal (de la cabeza hasta el cóccix) en una línea perpendicular al suelo, siguiendo el eje de la gravedad, su pelvis se inclina hacia atrás, lo cual hace con que sus isquiones se acerquen o se muevan en dirección a las corvas de la rodilla, reduciendo la longitud de sus fibras (además de que encorva la columna).


El problema más grande es la permanencia (por horas) en una postura tan poco saludable, lo cual genera un patrón corporal que posiblemente devendrá en un problema mayor. Esta situación de acortamiento de los isquiotibiales impide que el practicante al sentarse con las piernas estiradas (como en paschimottanasana) pueda flexionar sus caderas o que lo haga de una forma limitada, por lo cual, al tratar de buscar la forma de la postura con todas sus posibilidades hace más uso de la flexión de la columna.


Esta situación extendida a largo plazo tiene un gran potencial de generar problemas en la columna o los músculos alrededor de la misma. Además de los isquiotibiales, son muchos los factores que pueden influir en que un practicante tenga dificultades en flexionales hacia adelante, aunque éste es el motivo más común debido a nuestro estilo de vida contemporáneo. Por ello es tan importante aprender a conocer nuestro cuerpo, nuestros patrones corporales y el motivo por el cual estos patrones se han presentado.


Así, de una forma integral, podemos trabajar en corregir los hábitos posturales no saludables. Y he ahí la importancia de la permanencia en la práctica de āsana. La permanencia permite registrar nuevos patrones a nivel muscular, que serán guardados en nuestras células y eventualmente reemplazarán los viejos hábitos.


Si te interesa aprender más a profundidad sobre éste y otros temas de anatomía y biomecánica aplicadas a la práctica del āsana, participa de nuestros cursos y expande tus conocimientos y experiencia.

132 views0 comments

Recent Posts

See All