• Luana Fara

La Paloma y el Piriforme

Eka Pada Raja Kapotasana o la postura de la “paloma real con una pierna” (según su traducción del sánscrito), o mejor conocida como La Paloma, es un excelente estiramiento para liberar la tensión en los rotadores externos de la cadera. Pero no en todas sus versiones.



En su versión final, implica un arco de espalda, para lo cual los rotadores externos de la cadera, en especial el Piriforme, se activan al máximo, pues varios participan de la extensión y la rotación externa, principalmente. Por este motivo, es de extrema importancia conocer nuestro propio cuerpo y entender nuestros desbalances al realizar una práctica de Asana, pues nuestra condición particular demandará formas específicas de practicar. Un estudiante con problemas en el nervio ciático o en la articulación sacro iliaca, no debe practicar esta postura en su versión final que conlleva una extensión de columna, al contrario, debe practicar una versión que estire los músculos de la zona.


Al agregarle a esta postura una flexión hacia adelante, la función de los músculos rotadores externos cambia, y en lugar de contraerse empiezan a estirarse, de nuevo en especial el Piriforme.


Estos músculos que empiezan a estirarse, en realidad están contraídos al inicio rotando externamente la cadera de la pierna de adelante, sin embargo, cuando agregamos la flexión de la cadera acercando el torso a la pierna de adelante, estos músculos que se habían contraído para hacer la rotación externa empiezan a ser extendidos, por medio de lo que se conoce como una contracción excéntrica.


Entre esos músculos que empiezan a liberarse están el Piriforme y el Obturador, que son justo los mismos músculos que generalmente se contraen cuando practicamos arcos de espalda (extensiones de columna) sin suficiente control de la rotación interna de las caderas. Cuando dichos músculos se contraen más de la cuenta terminan generando dolor en la zona sacro iliaca (popularmente conocida como espalda baja) y en algunas ocasiones pueden generar condiciones relacionadas con el nervio ciático.


Al agregarle una torsión a la postura de Eka Pada Rajakapotasana, llevando el hombro contrario a la pierna de adelante, el cuadrado lumbar correspondiente a la pierna de atrás recibe un estiramiento profundo debido a la rotación de las costillas sobre el eje de la columna, y esto a su vez incrementa la acción de rotación interna en ambas caderas aumentando por consecuencia el estiramiento de los rotadores externos de la cadera. Esta sensación de estiramiento es intensa y por lo general no es un estiramiento agradable, por lo que el primer instinto es querer salir de la postura lo más rápido posible. Justamente las posturas que nos producen este tipo de incomodidad y nos sacan de nuestra zona de confort, son las posturas que pueden ayudarnos a abrir espacios donde aún no los hay.



Al practicar debemos desarrollar el entendimiento de que todo lo que hacemos es para crear espacio en el cuerpo (mientras purificamos los órganos y los nadis o canales energéticos), pero especialmente para desarrollar una columna saludable, que pueda moverse libremente.


La fuerza y el control son importantes, así como también lo es el estiramiento y elongación de los músculos. Debemos aprender a crear ambos tipos de impresiones en los músculos: facilitación e inhibición, y estas acciones deben ser un deseo que se transforma en una decision, de lo contrario, nuestros músculos terminarán aprendiendo a trabajar contraídos todo el tiempo, creando imbalances en el cuerpo.

136 views0 comments

© 2020 Sacred Self School of Yoga ® All rights reserved.